Las nuevas triquiñuelas de los bancos después de las cláusulas suelo

clausulas cero

Después de la nueva situación que creó el Juzgado de lo Mercantil nº11 de Madrid para las cláusulas suelo, declarándolas nulas, los bancos no han tardado en ingeniárselas para seguir jugando a dos cartas, la de ganar y la de no perder.

Ante el desastroso panorama que espera a los bancos, teniendo que devolver las cantidades abonadas a los consumidores que tuvieran cláusulas suelo, no han tardado en buscar otra cláusula con la que salir beneficiados, las “Cláusulas Cero“.

Y ¿qué son las cláusulas cero? Pasamos a explicarlo a continuación:

Las cláusulas cero surgen por la bajada del Euríbor a doce meses al -0,008%. Este valor negativo supone que los bancos tienen que pagar al hipotecado. Esto se da en los casos en los que el valor de referencia (euríbor) sobrepase el diferencial del préstamo. Así pues, con estas cláusulas uno firma que el interés más bajo (el euríbor más el diferencial) no podrá ser menor al 0%, independientemente de lo que baje el Euríbor.

Y ¿Qué supone esto para los bancos? Evitar tener que pagar a los hipotecados por su hipoteca. Al no existir una regulación específica en nuestro ordenamiento jurídico, es el momento perfecto para pasar de las cláusulas suelo a las cláusulas cero.

Algunos bancos como Liberbank, Caixabank y Santander están empezando a incluir este tipo de cláusulas en sus contratos hipotecarios. La intención es clara, proteger el interés, no sólo durante los primeros años de operación, sino durante toda la vida del contrato. Esto obliga a devolver la deuda íntegramente de forma independiente de la evolución de los tipos. Aunque no haya una regulación específica, este tipo de cláusulas en los contratos parece que pueden incluirse de forma legal en base a la libertad de pactos que fundamente las relaciones entre partes, según el derecho privado.

Pero, ¿por qué nos llama tanto la atención este tipo de cláusulas? 

Cuando uno empieza a comparar España con el resto de Europa es cuando nos damos cuenta que algunas cosas fallan: condiciones para autónomos, seguridad social, sueldos, pensiones,…
Y como no podía ser de otra forma, también notamos esa gran diferencia con las cláusulas cero. En Dinamarca más 750 daneses están cobrando por tener una hipoteca. El banco Realkredit Danmark ha reconocido que el año pasado tuvo que aplicar tipos negativos a 758 prestatarios, dándose la curiosa situación de “el que te presta dinero te paga para que tomes el préstamo”. Esta situación también se está extendiendo a otros países como Bélgica y Holanda.

Mientras los Bancos Centrales siguen bajando los tipos de interés, en algunos países les tocará la varita mágica de la política monetaria, mientras que aquí en España nos tocará lidiar con la picaresca bancaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *