Archivo de la categoría: Consultorio Moya&Emery

Consultorio Moya&Emery: coches de renting en la contabilidad

renting coches

Como ya sabéis, nuestro despacho Moya&Emery se dedica al asesoramiento integral de empresas. Cuando recibimos alguna consulta interesante nos gusta compartirla en nuestro blog para que pueda servir de ayuda. A continuación hablaremos sobre una consulta que llegó al despacho, preguntándonos cómo tratar en la contabilidad una retribución en especie a los trabajadores de una empresa de unos vehículos de renting.

¿Cómo me afecta en la contabilidad de mi empresa si les dejo en renting a unos trabajadores unos coches que tengo?

Para poder resolver esta pregunta, tendremos que acudir al Instituto de Auditoría, para ver qué tratamiento contable realizan en la adquisición de un vehículo de empresa que va a ser cedido en uso personal para fines privados, en la consulta 7 del BOICAC nº48 aparece el Plan General de Contabilidad, aprobado por Real Decreto 1514/2007, de 16 de noviembre que sigue en vigor. Aquí encontraremos que las retribuciones al personal de una empresa, deben tener naturaleza contable de gasto y deben figurar en la partida de gastos del personal de la cuenta de pérdidas y ganancias, formando parte de los resultados de explotación, empleando la cuenta 649.

En contraposición a esta partida, la empresa deberá registrar el ingreso que corresponda al renting en la medida en que forme parte de las actividades ordinarias de la empresa, por lo que se tendrá que reflejar en la cifra anual de negocios. Si no se hace así, se deberá contabilizar el ingreso en la cuenta 755, ingresos por servicios al personal.

En este caso, el IVA repercutido en la operación se reconoce mediante el abono de la cuenta “Hacienda Pública IVA repercutido” con cargo a la cuenta e tesorería o crédito correspondiente. En el caso de que el trabajador no abone este importe, se contabilizará como un mayor valor del gasto de personal. Cabe destacar que, en el caso de que la operación pueda determinar la realización de un ingreso a cuenta del Impuesto de la Renta, se tendrá que incrementar por este importe, el gasto de personal indicado. Esto provocará que se genere una cuenta relativa a la Hacienda Pública acreedora.

nicolas emery

Nicolás Emery Middleton
Socio Fundador Moya&Emery
Abogado y Economista.

miebro de aeadef

 

 

 

www.moyaemery.com

Ser Jubilado y Autónomo es posible.

jubilado autónomo

Hemos recibido un par de consultas de nuestros clientes preguntándonos si era posible disfrutar de la jubilación y continuar trabajando como autónomo. Como nos parece un tema interesante vamos a contemplar las posibilidades de esta modalidad.

Jubilado y Autónomo:
En el artículo 2 del Real Decreto-Ley 5/2013 de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, se hace referencia a los resquisitos necesarios para disfrutar de la pensión de jubilación, en su modalidad contrbutiva, para que sea compatible con la realización de cualquier trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia del pensionista.

Estos requisitos son 2:

  1. El acceso a la pensión tiene que haber tenido lugar una vez que se haya cumplido la edad ordinaria de jubilación. Por lo que no se admiten jubilaciones acogidas a bonificaciones o anticipaciones de la edad de jubilación.
  2. Además, el porcentaje aplicable de la base reguladora de la cantidad de la pensión tiene que alcanzar el 100%.

Así pues, este Real Decreto para favorecer la continuidad laboral ofrece una serie de beneficios para aquellas personas que trabajan por cuenta ajena. Por tanto el trabajo autónomo es totalmente compatible con la jubilación para aquellas personas mayores de 65 años y tengan cotizados más de 35 años de trabajo.

En Moya&Emery somos especialistas en el asesoramiento para autónomos y empresas. Si eres autónomo, quieres seguir trabajando pero no te vendría mal una ayuda con la pensión por jubilación no dudes en ponerte en contacto con nosotros en el 971 72 80 10. También puedes venir a visitarnos a nuestras oficinas en Mallorca.
Conoce todos nuestros servicios en www.moyaemery.com
Escríbenos a info@moyaemery.com

 

 

 

¿Se puede durante la IT de enfermedad? Hasta dónde llega la protección del trabajador.

despido it por enfermedad

Una de las cosas más complicadas de los emprendedores es decidir el momento en que necesitamos contratar a alguien para que nos ayude con el negocio. Normalmente podemos con todo pero, en algunos casos, necesitamos a alguien que nos ayude con las responsabilidades del negocio. Contratar a alguien para que trabaje por cuenta ajena siempre supone un dilema. Una de las cuestiones que trataremos hoy serán los despidos durante las bajas por enfermedad.
Quizás te encuentres en una situación complicada en la que tienes un trabajador que abusa de las bajas por enfermedad. Tomar la decisión de prescindir de ese trabajador puede ser complicado si no conocemos cómo podemos hacerlo:
¿Se puede entregar la carta de despido a alguien que se encuentra de baja por incapacidad temporal (IT) de enfermedad?
Sí, se puede. Si eres empresario, puedes despedir a un trabajador que se encuentra de baja por IT de enfermedad, siempre y cuando el despido se encuentre dentro de las causas previstas por el Estatuto de los Trabajadores. El hecho de que un trabajador se encuentre en situación de IT de enfermedad, no es ninguna traba para rescindir el contrato entre el trabajador y la empresa y se comunique a dicho trabajador el despido y las causas en las que se ampara la extinción del contrato mediante la carta de despido.
Lo más importante es fundamentar de forma adecuada y correcta el despido en alguna de las causas previstas por la Ley, que deberán ser posteriormente acreditadas en caso de que el trabajador decida recurrir el despido.
Despido Nulo:
El Tribunal Supremo mantiene una postura firme sobre la no existencia de la nulidad del despido por el hecho de comunicar el despido mientras el trabajador se encuentra en situación de IT por enfermedad. Sólo podrá considerarse nulo cuando se den factores de discriminación o vulneración de derechos fundamentales, o bien se esté en algunas de las situaciones excepcionales que marca el Estatuto de los Trabajadores que son:
– Permiso de maternidad, lactancia o reducción de jornada por cuidado de hijos hasta que cumplan 12 años.
– Trabajadores que hayan reclamado sus derechos o se hayan quejado de alguna irregularidad por parte de la empresa como por ejemplo presentar una denuncia a Inspección de Trabajo. En estos casos, se puede entender que el despido como una represalia hacia el trabajador.
– Discriminación prevista legalmente en el Estatuto.

Las causas del despido:
Lo principal es determinar la causa real del despido del trabajador. La empresa debe alegar como mínimo las causas previstas por la Ley (causas objetivas del despido o del despido disciplinario). Sin embargo es recomendable intentar justificar al máximo la causa, para evitar la posible opción de intentar de equiparar el despido sin causa con despido nulo. La baja por enfermedad no es un impedimento para el despido pero sí lo serán las causas que puedan determinar el despido tanto procedente, improcedente o nulo, según lo que se alegue como causa del despido.
Indemnizaciones:
Las indemnizaciones varían dependiendo del tipo de despido por el que se haya optado. También influye la declaración que pueda hacerse del despido (procedente, improcedente o nulo). Si no se tiene un motivo real para despedir al trabajador, la empresa tendrá que elaborar el despido en base a una determinada causa, que en caso de que no se pueda acreditar será considerado como despido improcedente. Si se declara el despido improcedente, se deberá abonar una indemnización equivalente a 33 días de salario por año de servicio, sacando el porcentaje por meses en los caso que los periodos de tiempo sean inferiores a un año. El máximo se encuentra en 24 mensualidades para los contratos a partir del 12/02/2012.
La baja por IT de enfermedad no es un obstáculo para el despido siempre que la empresa pueda alegar alguna de las causas previstas en el Estatuto de los Trabajadores y ajustarla al máximo a la realidad que motiva el despido.

Recuerda que en Moya&Emery nos dedicamos al asesoramiento integral de empresas. Si necesitas que te asesoremos sobre los despidos durante la baja por IT de enfermdad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en el 971 72 80 10. También puedes venir a vernos a nuestras oficinas en Mallorca.

banner-renta-blog

 

También queremos recordarte que nos encontramos en plena campaña de #Renta2015. Si todavía no has hecho tu declaración de la Renta 2015 no dudes en pedirnos cita previa en el 971 49 55 20. Haremos tu declaración de la renta por sólo 24’90€* (Se excluyen rentas con actividades profesionales).

 

 

Conoce todos nuestros servicios en www.moyaemery.com
Escríbenos a info@moyaemery.com

Consultorio Moya&Emery. “¿Es deducible la cuota de un turismo en renting en el impuesto sobre sociedades?”.

renting impuesto sociedades

 

Hemos recibido una pregunta en nuestro despacho que esperamos que pueda resultaros interesante.

“En nuestra empresa hemos adquirido unos vehículos de renting que serán utilizados pos nuestros empleados tanto de forma profesional como de forma privada. Nuestra sociedad cobrará a los empleados la parte correspondiente al uso que hagan de forma personal, como retribución en especie. ¿Cómo nos deducimos estos gastos?”

Poniéndonos técnicos, el artículo 10.3 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades (TRLIS), aprobado por el Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, establece lo siguiente:

“3. En el método de estimación directa, la base imponible se calculará, corrigiendo, mediante la aplicación de los preceptos establecidos en esta ley, el resultado contable determinado de acuerdo con las normas previstas en el Código de Comercio, en las demás leyes relativas a dicha determinación y en las disposiciones que se dicten en desarrollo a las citadas normas.”

Presumiendo que esta operación no fuese asimilable económicamente a una operación de arrendamiento financiero, las cantidades satisfechas en virtud de los contratos de renting suscritos por la entidad constituyen gastos ordinarios de explotación por la utilización de los vehículos para los fines de la actividad y, en consecuencia, las cuotas devengadas por dichos contratos tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles, siempre que no estén contenidas en la enumeración de gastos fiscalmente no deducibles del artículo 14 del TRLIS y se hayan imputado contablemente a la cuenta de pérdidas y ganancias en las condiciones previstas en el artículo 19.3 del TRLIS, sin perjuicio de que la parte correspondiente a la utilización por los empleados para su uso privado deba ser considerada como retribución en especie y de su tratamiento como gastos de personal. Todo ello sin perjuicio de la valoración de dicha retribución en especie establecida en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

En Moya&Emery nos dedicamos al asesoramiento integral de empresas. Si tienes cualquier duda sobre tu contabilidad tanto en el Impuesto sobre la Renta como en el Impuesto sobre Sociedades no dudes en llamarnos al 971 72 80 10. También puedes venir a visitarnos a nuestras oficinas en C/Pere Dezcallar i Net nº11 en Palma o en C/Còrdova nº5 local 5 en el Club de Hielo en Palmanova.

Indemnización por la extinción laboral para aquellos trabajadores mayores de 60 años.

jubilacion mayores 60

Recientemente hemos recibido una pregunta en Moya&Emery que creemos que puede ser de interés para nuestros lectores.

Estoy pensado en jubilarme y trabajo en el sector del comercio en Baleares. ¿Cómo tributa este tipo de indemnización en mi declaración de la renta?

Respecto al tratamiento fiscal aplicable a la Indemnización por la extinción de la relación laboral previsto en el artículo 11 bis del Convenio de Comercio, se entiende que debe tributar por el IRPF y debiendo en todo caso la empresa aplicar la retención por IRPF que corresponda según la Ley.

En todo caso, la Indemnización del artículo 11 bis del Convenio de Comercio tiene la consideración de Renta del Trabajo, tanto en caso de cese voluntario y cese por despido.

En el primer caso, no hay argumentos para que no esté exento de tributación. En el segundo caso estamos ante un supuesto de mejora de la indemnización previsto en el Estatuto de los Trabajadores, por lo tanto, estaría sujeto y no exento.

El artículo 7 de la LIRPF, en su apartado 2, viene a reflejar cuando una indemnización por despido o cese está exenta:

 “Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato. ………./ …….. El importe de la indemnización exenta a que se refiere esta letra tendrá como límite la cantidad de 180.000 euros”

Ahora que hemos calificado la Renta como sujeta y no exenta de tributación como rendimiento de trabajo en el IRPF, toca cuantificar la base imponible y determinar si es aplicable la reducción del artículo 18 de LIRPF, apartado 1:

 “1. Como regla general, los rendimientos íntegros se computarán en su totalidad, salvo que les resulte de aplicación alguno de los porcentajes de reducción a los que se refieren los apartados siguientes. Dichos porcentajes no resultarán de aplicación cuando la prestación se perciba en forma de renta.”

Y añade el apartado 2 del artículo 18 cuando;

“Tratándose de rendimientos derivados de la extinción de una relación laboral, común o especial, se considerará como período de generación el número de años de servicio del trabajador. En caso de que estos rendimientos se cobren de forma fraccionada, el cómputo del período de generación deberá tener en cuenta el número de años de fraccionamiento, en los términos que reglamentariamente se establezcan.“

En nuestro supuesto la reducción es de un 30%.

CONSLUSION:

La indemnización que se establece en el artículo 11 bis del Convenio Colectivo de Comercio,  “Se estable una indemnización para todos aquellos trabajadores o trabajadoras que teniendo una antigüedad en la empresa de 10 años como mínimo, hayan alcanzado la edad de 60 o más años y extingan su contrato de trabajo en la misma por cualquier circunstancia”.

  • Está indemnización está sujeta y no exenta de tributación en el IRPF.
  •  La empresa está obligada a practicar la retención según Ley.
  • Le es de aplicación la reducción del 30% de acuerdo con el artículo 18. 2 de la LIRPF.
  • Dicha renta debe cobrase en capital.

Autor:

nicolas-c

 

Nicolás Emery

Socio Fundador de Moya&Emery

Economista y Abogado

emery@moyaemery.com