Archivo de la etiqueta: impuesto sobre la renta de las personas físicas

Nicolás Emery en los informativos de Ràdio Calvià FM sobre la campaña de la Renta 2020 y las novedades del IRPF con la pandemia

La pasada semana, Nicolás Emery participó en directo en los informativos de Ràdio Calvià FM a raíz del inicio de la CAMPAÑA DE LA RENTA 2020, y, como en el resto de ocasiones en que ha acudido a los medios de comunicación, ha dado las pautas clave a los oyentes para la confección y presentación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas IRPF.

Recuerda que puedes pedir CITA PREVIA con Moya & Emery a través del correo info@moyaemery.com para que solventemos tus dudas y recibas todo el asesoramiento necesario sobre el impuesto sobre la Renta.


#moyaemery #asesores #abogados #campaña #irpf #impuestos #renta #renta2020 #obligados #pagadores #trabajadores #ERTE #cesedeactividad #reinversión #ingresomínimo #palma #calvià

Nicolás Emery, en IB3 Ràdio, sobre la Campaña de la Renta 2020

Con motivo del inicio de la CAMPAÑA DE LA RENTA 2020, el economista y abogado de Moya y Emery Nicolás Emery ha sido invitado a IB3 Ràdio y, en los micrófonos del programa #Múltiplex, ha abordado todas las claves y novedades para la correcta presentación del impuesto.

Recuerda que puedes pedir CITA PREVIA con Moya & Emery a través del correo info@moyaemery.com para que solventemos tus dudas y recibas todo el asesoramiento necesario sobre el impuesto sobre la Renta.



#moyaemery #asesores #abogados #campaña #irpf #impuestos #renta #renta2020 #obligados #pagadores #trabajadores #ERTE #cesedeactividad #reinversión #ingresomínimo #palma #calvià

La prestación extraordinaria por cese de actividad: ¿tiene esta prestación la consideración de rendimiento de trabajo o de la actividad económica? ¿tiene incidencia en el IRPF la exoneración de pago de cuotas al RETA que la percepción de dicha prestación conlleva?

Consulta Vinculante V0071-21, de 22 de enero de 2021, de la Subdirección General de Impuestos sobre la renta de las personas físicas

DESCRIPCIÓN

El consultante ha recibido la prestación extraordinaria por cese de actividad establecida en el artículo 17 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19.

CUESTIÓN

Si la prestación referida tiene la naturaleza de rendimiento del trabajo o de la actividad económica, e incidencia en el Impuesto de la exoneración de la obligación del pago de las cuotas al Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos que la percepción de dicha prestación conlleva.

CONTESTACIÓN

El artículo 17 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 (BOE de 18 de marzo), establece una ayuda para los empresarios o profesionales incluidos en Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o, en su caso, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar, consistente en un 70% de la base reguladora, o de la base mínima de cotización cuando no se acredite el período mínimo de cotización para tener derecho a la prestación, cuyas actividades queden suspendidas, en virtud de lo previsto en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 (BOE de 14 de marzo), o, en otro caso, cuando su facturación en el mes anterior al que se solicita la prestación se vea reducida, al menos, en un 75 por ciento en relación con el promedio de facturación del semestre anterior.

Se trata, por tanto, de una prestación extraordinaria de la Seguridad Social para los trabajadores autónomos, cuya naturaleza es análoga a la prestación económica por cese total, temporal o definitivo, de la actividad regulada en la Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos (BOE del día 6 de agosto). En consecuencia, la calificación de esta prestación extraordinaria (al igual que la de las referidas prestaciones generales por cese de actividad) sería la de rendimientos del trabajo, de conformidad con el artículo 17.1 b) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE de 29 de noviembre), que incluye entre los rendimientos íntegros del trabajo las prestaciones por desempleo, entendido éste de una forma amplia y no sólo comprensivo de la situación de cese de actividad correspondiente a los trabajadores por cuenta ajena.

Por otro lado, el apartado 4 del referido artículo dispone que el tiempo de percepción de la prestación extraordinaria “…se entenderá como cotizado, no existirá obligación de cotizar y no reducirá los períodos de prestación por cese de actividad a los que el beneficiario pueda tener derecho en el futuro.

La configuración que realiza la normativa antes referida de la exclusión total o parcial del pago de las cuotas del RETA como derivada de una inexistencia de obligación o exención, determina su falta de incidencia en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, al no corresponder a ninguno de los supuestos de obtención de renta establecidos en el artículo 6 de la Ley del Impuesto, no teniendo por tanto la naturaleza de rendimiento íntegro ni correlativamente la de gasto deducible para la determinación de los rendimientos.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.



#moyaemery #abogados #asesores #consulta #vinculante #dgt #tributos #impuestos #renta #irpf #prestación #cesedeactividad #cese #RETA #autónomos

Consulta vinculante sobre la deducibilidad (como gastos) del sueldo y las cuotas de la Seguridad Social del cónyuge y del hijo mayor de edad en un Café-Bar

Consulta Vinculante V3075-20, de 14 de octubre de 2020 de la Subdirección General de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas

IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS. Deducibilidad del sueldo y las cuotas de la Seguridad Social del cónyuge y del hijo mayor de edad. Consultante tiene actividad económica de café y bar en la que trabaja su cónyuge e hijo. El gasto está vinculado a la actividad económica desarrollada, deberán los gastos, para su deducción, cumplir los requisitos de correcta imputación temporal, de registro en la contabilidad o en los libros registros que el contribuyente deba llevar, así como estar convenientemente justificados.

DESCRIPCIÓN

El consultante tiene una actividad económica de café y bar. En la actividad trabaja su cónyuge, que está dada de alta en el RETA como autónoma colaboradora.

Asimismo, un hijo mayor de edad va a trabajar en la actividad durante las vacaciones percibiendo un sueldo y va a cotizar a la Seguridad Social o por el régimen general o por el RETA.

Deducibilidad del sueldo y las cuotas de la Seguridad Social del cónyuge y del hijo en una actividad económica

CUESTIÓN

Deducibilidad del sueldo y las cuotas de la Seguridad Social del cónyuge y del hijo mayor de edad.

CONTESTACIÓN

1.- Deducibilidad del sueldo y de las cuotas de la Seguridad Social del cónyuge.

El artículo 28 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, (BOE de 29 de noviembre) -en adelante LIRPF-, recoge las reglas generales para la determinación del rendimiento neto de las actividades económicas en régimen de estimación directa, remitiendo a las normas del Impuesto sobre Sociedades.

Junto a las reglas generales del artículo 28, el apartado 2 del artículo 30 recoge unas normas especiales para la determinación del rendimiento neto en estimación directa, estableciendo la 2ª de estas reglas especiales que “cuando resulte debidamente acreditado, con el oportuno contrato laboral y la afiliación al régimen correspondiente de la Seguridad Social, que el cónyuge o los hijos menores del contribuyente que convivan con él, trabajan habitualmente y con continuidad en las actividades económicas desarrolladas por el mismo, se deducirán, para la determinación de los rendimientos, las retribuciones estipuladas con cada uno de ellos, siempre que no sean superiores a las de mercado correspondientes a su cualificación profesional y trabajo desempeñado. Dichas cantidades se considerarán obtenidas por el cónyuge o los hijos menores en concepto de rendimientos del trabajo a todos los efectos tributarios”.

El requisito de afiliación al “régimen correspondiente de la Seguridad Social” hay que entenderlo referido al Régimen General, o a aquellos regímenes especiales aplicables a determinados sectores de trabajadores por cuenta ajena, es decir, que la afiliación a la Seguridad Social deberá realizarse a través del régimen que como trabajador por cuenta ajena le corresponda, no siendo válida la afiliación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, ya que éste no permite la afiliación de asalariados.

En este punto, cabe señalar que el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social aprobado por Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, (BOE de 31 de octubre), en sentido similar a lo establecido en el artículo 1.3.e) del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, (BOE de 24 de octubre), establece en su artículo 12.1 que “… no tendrán la consideración de trabajadores por cuenta ajena, salvo prueba en contrario: el cónyuge, los descendientes, ascendientes y demás parientes del empresario, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción, ocupados en su centro o centros de trabajo, cuando convivan en su hogar y estén a su cargo”.

La posibilidad de que la Seguridad Social pudiera no admitir la afiliación del cónyuge o hijos menores al Régimen General, rechazando por escrito la solicitud e incluyéndolos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, ha llevado a este Centro directivo a interpretar en dicho supuesto que si el titular de la actividad puede probar que el cónyuge o los hijos menores trabajan en la actividad en régimen de dependencia laboral y se cumplen los restantes requisitos del mencionado artículo 30, en tales casos las retribuciones al cónyuge o hijos menores tendrían la consideración de gasto deducible.

En correspondencia con esta calificación, las retribuciones obtenidas por el cónyuge o hijos menores tendrán para estos la consideración de rendimientos del trabajo, rendimientos que estarán sometidos a la retención por el titular de la actividad económica. Esta doble calificación procede hacerla extensible también a las cotizaciones al Régimen de Autónomos correspondientes al cónyuge, en cuanto fueran satisfechas por el titular de la actividad.

Completando lo anterior, cabe indicar que si de acuerdo con lo expuesto las retribuciones al cónyuge o hijos menores no tuvieran la consideración de deducibles, las mismas tampoco tendrían la consideración de rendimientos para el perceptor.

2.- Deducibilidad del sueldo y de las cuotas de la Seguridad Social del hijo mayor de edad.

En primer lugar, se debe hacer constar que, a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, las prestaciones de trabajo realizadas a un empresario por un hijo/a mayor no tienen ninguna especialidad con respecto a las que podría prestar cualquier otra persona.

Realizada esta precisión, el artículo 28.1 de la LIRPF establece que “el rendimiento neto de las actividades económicas se determinará según las normas del Impuesto sobre Sociedades, sin perjuicio de las reglas especiales contenidas en este artículo, en el artículo 30 de esta Ley para la estimación directa, y en el artículo 31 de esta Ley para la estimación objetiva.”.

Esta remisión genérica a las normas del Impuesto sobre Sociedades para la determinación del rendimiento neto de actividades económicas, nos lleva al artículo 10 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (BOE de 28 de noviembre), cuyo apartado 3 establece: “3. En el método de estimación directa, la base imponible se calculará, corrigiendo, mediante la aplicación de los preceptos establecidos en esta Ley, el resultado contable determinado de acuerdo con las normas previstas en el Código de Comercio, en las demás leyes relativas a dicha determinación y en las disposiciones que se dicten en desarrollo de las citadas normas.”.

Conforme a ello, cabe concluir que los salarios satisfechos al hijo del consultante por desarrollar su trabajo en régimen de dependencia, así como de las cuotas del régimen general de la Seguridad Social o, en su caso, del RETA, tendrán la consideración de gasto deducible, a efectos de la determinación del rendimiento neto de la actividad, siempre que se cumpla lo dispuesto en el párrafo siguiente.

De acuerdo con lo anterior, la deducibilidad de los gastos está condicionada por el principio de su correlación con los ingresos, de tal suerte que aquéllos respecto de los que se acredite que se han ocasionado en el ejercicio de la actividad, que estén relacionados con la obtención de los ingresos, serán deducibles, en los términos previstos en los preceptos legales antes señalados, mientras que cuando no exista esa vinculación o no se probase suficientemente no podrían considerarse como fiscalmente deducibles de la actividad económica. Además del requisito de que el gasto esté vinculado a la actividad económica desarrollada, deberán los gastos, para su deducción, cumplir los requisitos de correcta imputación temporal, de registro en la contabilidad o en los libros registros que el contribuyente deba llevar, así como estar convenientemente justificados

Esta correlación deberá probarse por cualquiera de los medios generalmente admitidos en derecho, siendo competencia de los correspondientes servicios de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria la valoración de las pruebas aportadas.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.


#moyaemery #consulta #vinculante #dgt #tributos #irpf #cafe #bar #actividadeconómica #deducibilidad #sueldo #autónomo #colaborador #hijo

Artículo de opinión de Nicolás Emery en Canal4diario.com: Aviso sobre la regularización de módulos de IRPF e IVA en el año 2020

A diferencia de años anteriores, los trabajadores autónomos que tributen por la modalidad de módulos en el IRPF e IVA, en la medida en que quieran optimizar su factura fiscal, tendrán que sacar la calculadora y contar los días que realmente han trabajado.

Por lo general, los contribuyentes que determinan su renta a través de la estimación objetiva por módulos ya pueden calcular desde este mes de diciembre su presupuesto de impuestos de IRPF e IVA para el año 2021. La Orden HAC/1155/2020, de 25 de noviembre, determina los límites a tener en cuenta.

Los trabajadores autónomos antes de empezar a calcular su presupuesto de impuesto para el año tienen la difícil tarea de calcular de forma correcta su factura de 2020, un año atípico debido a la situación generada por el COVID 19. Por ello, deberán, con la calculadora en la mano, tener en cuenta lo siguiente:

  • Que han de ajustar la variable de trabajo efectivamente realizado, teniendo en cuenta que el estado de alarma ha durado 72 días y, por tanto, deben restar dichos días del cómputo de días trabajados.
  • Que existen actividades económicas que han tenido suspendida su actividad más allá del estado de alarma y, de igual forma, deben computarse correctamente los efectivos días de actividad.
  • Que también deben ajustarse todas las variables que afectan a aquellos signos que tienen ver con el aforo de la actividad, dado que muchas  actividades han visto reducido su aforo en un 50% durante mucho tiempo.
  • Ni que decir tiene que deben hacer lo anterior todas aquellas actividades todavía suspendidas, como los que se dediquen a ciertas actividades de ocio.

Como cabe imaginar, esta tarea de cálculo no es algo sencillo ni siquiera para los que nos dedicamos a ello y, por ello, les recomiendo que acudan al auxilio de un profesional.

Todo lo anterior viene referido al IRPF pero ¿Qué sucede con el IVA? Los signos o módulos son los mismos. La metrología para el cálculo del IVA devengado es el mismo, pero este no es el importe que tendrá que pagar. El trabajador autónomo podrá deducir del IVA devengado calculado por estimación, la totalidad de todos los IVAs soportados durante el año 2020. Ahora bien, habrá de tener en cuenta que los IVAs pagados por compras serán inferiores a los años anteriores, y los IVAs de gastos generales, tales como alquileres de locales de negocio, serán menores debido a la reducción y condonación total o parcial de las rentas.

¿Qué ocurre con el año 2021?

El Ministerio de Hacienda publicó el pasado 4 de diciembre la Orden HAC/1155/2020, de 25 de noviembre, por la que se desarrollan, para el año 2021, tanto el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas como el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido. Es habitual durante estas fechas que cada año se actualicen las variables que deben tener en cuenta los trabajadores autónomos que han elegido el cálculo de la base imponible de su actividad económica (IRPF) y el importe del IVA devengado que tendrán que utilizar en la presentación de sus declaraciones del año 2021.

La mencionada Orden ministerial recientemente publicada no introduce modificaciones importantes. No obstante, una vez realizados los cálculos para el año 2021, estos están fuera del alcance del trabajador autónomo, al ser la estimación objetiva una modalidad de tributación voluntaria puede renunciar (o revocar la renuncia) para 2021 presentando el modelo 036 / 037 hasta el 31 de diciembre de 2020 o presentando en plazo la declaración-liquidación correspondiente al primer trimestre del 2021 aplicando el método de estimación directa del IRPF o el régimen general del IVA.

También tendrá que renunciar en los mismos plazos si se ha superado alguno de los límites durante el año 2020.


Artículo original de Nicolás Emery para el diario digital canal4diario.com

Consulta tributaria sobre la exención en el IRPF de la donación de un negocio por el titular a su hijo

Consulta Vinculante V2295-20, de 7 de julio de 2020 de la Subdirección General de Impuestos sobre la Renta de las Personas físicas

DESCRIPCIÓN

El consultante, persona física mayor de 70 años y farmacéutico titular de una oficina de farmacia, está acogido a la jubilación activa cobrando el 50 por ciento de la pensión de jubilación desde hace más de tres años. Dado que su deseo es retirarse definitivamente, se está planteando donar su negocio a su hijo que también es farmacéutico.

Exención en el IRPF de la donación de un negocio por el titular a su hijo

CUESTIÓN

Aplicación a la donación del negocio de la exención prevista en el artículo 33.3.c) de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

CONTESTACIÓN

En primer lugar, debe indicarse que el análisis de la tributación de la transmisión de un negocio de farmacia requiere distinguir entre existencias y elementos de inmovilizado. Por lo que respecta a las primeras, la donación supondrá la obtención de un rendimiento íntegro de la actividad económica de acuerdo con lo previsto en el artículo 27 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de los no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE de 29 de noviembre). En lo que respecta a la valoración del rendimiento obtenido, el artículo 28.4 de la citada Ley señala que se atenderá al valor normal en el mercado de los bienes o servicios objeto de la actividad, que el contribuyente ceda o preste de forma gratuita o destine al uso o consumo propio.

En cuanto al inmovilizado, tanto material como intangible, hay que tener en cuenta lo dispuesto en el artículo 28.2 de la Ley del Impuesto, según el cual “para la determinación del rendimiento neto de las actividades económicas no se incluirán las ganancias o pérdidas patrimoniales derivadas de elementos patrimoniales afectos a las mismas, que se cuantificarán conforme a lo previsto en la sección 4ª del presente capítulo”.

Por tanto, por lo que se refiere al inmovilizado, la donación generará en el donante una ganancia o pérdida patrimonial, cuyo importe vendrá determinado por la diferencia entre los valores de adquisición y transmisión del elemento que se transmite, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 34 de la Ley del Impuesto, valores que vienen definidos en los artículos 35 y 36 del mismo texto legal.

Si de esta cuantificación resultase una ganancia patrimonial, su importe se deberá integrar en la base imponible del ahorro, conforme a lo previsto en el artículo 49 de la Ley del Impuesto.

Si, por el contrario, resultase una pérdida patrimonial, no se computaría a efectos del IRPF, al establecer el artículo 33.5.c) de la misma Ley que no se computarán como pérdidas patrimoniales las derivadas de transmisiones lucrativas por actos ínter vivos o liberalidades.

No obstante, el artículo 33.3 de la Ley del Impuesto señala que:

“3. Se estimará que no existe ganancia o pérdida patrimonial en los siguientes supuestos:

(…).

c) Con ocasión de las transmisiones lucrativas de empresas o participaciones a las que se refiere el apartado 6 del artículo 20 de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Los elementos patrimoniales que se afecten por el contribuyente a la actividad económica con posterioridad a su adquisición deberán haber estado afectos ininterrumpidamente durante, al menos, los cinco años anteriores a la fecha de la transmisión.”

El apartado 6 del artículo 20 de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, establece una reducción en la base imponible de dicho Impuesto por la transmisión “ínter vivos”, en favor del cónyuge y determinados parientes, de una empresa individual, un negocio profesional o de participaciones en entidades del donante a los que sea de aplicación la exención a la que antes se ha hecho referencia regulada en el apartado octavo del artículo 4 de la Ley del Impuesto sobre el Patrimonio y que cumplan determinados requisitos.

De acuerdo con la dicción literal del reproducido artículo 33.3.c) de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, debe considerarse que este artículo resulta aplicable a las transmisiones “…a las que se refiere el apartado 6 del artículo 20 de la Ley 29/1987…”; es decir, tal y como ha señalado este Centro Directivo en la consulta V0480-12, de 5 de marzo, se refiere a los requisitos de aplicabilidad del apartado 6 del artículo 20 de la citada Ley 29/1987.

Por tanto, en la medida en que se cumplan los requisitos establecidos en este último artículo, con independencia de que el donatario aplique o no la referida reducción, se estimará la inexistencia de ganancia o pérdida patrimonial para el donante como consecuencia de la transmisión del inmovilizado afecto al negocio donado, siendo irrelevantes a dichos efectos los requisitos que establezca la normativa autonómica.

Por último, en lo que respecta a la incidencia de la jubilación, sea parcial o total, en la aplicación de los beneficios fiscales previstos en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y, en definitiva, en la presunción de inexistencia de ganancia o pérdida patrimonial conforme al artículo 33.3.c) de la Ley 35/2006, cabe resaltar, al respecto, que el Tribunal Supremo, en Sentencias de 12 de marzo y 10 de junio de 2009, ha declarado que la existencia de pensión de jubilación es cuestión ajena a la normativa tributaria por lo que, si concurren los requisitos legales establecidos para el beneficio tributario, la percepción de aquella no es obstáculo para la procedencia de éste.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

#Renta2016: Residentes fiscales en España con Rentas Italianas

Como ya sabéis nos encontramos en plena campaña de la #Renta2016. En el artículo de hoy, os traemos una pregunta frecuente en el despacho, un caso especial que trata sobre los residentes fiscales en España que tiene Rentas que proceden de Italia.
Queremos aclarar que el contenido del artículo es meramente informativo y divulgativo. Podrás encontrar toda la información referente al tema en la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el Convenio hispano-italiano para evitar la doble imposición.

Antes de adentrarnos en materia específica repasaremos algunos conceptos clave para poder entender el contenido del artículo de hoy.

RESIDENCIA FISCAL:
Para tener la Residencia Fiscal en España, lo primero es que la persona física resida en territorio Español. Cuando se de alguna de estas circunstancias se tendrá la Residencia Fiscal:

  • Permanecer más de 183 días, durante el año natural, en el territorio Español. Para poder contabilizar este periodo existen dos posibilidades: o bien que el contribuyente acredite su residencia fiscal o se restarán a este año natural las “ausencias esporádicas”. Si el contribuyente demuestra su residencia fiscal en otro país tendrá que pedir un certificado de residencia fiscal que esté expedido por las autoridades fiscales de ese país. En nuestro caso, se tendrá que pedir el certificado de residencia fiscal a las autoridades Italianas.
  • El segundo caso se basa en que el núcleo de su actividad principal o la base de sus actividades o intereses económicos de forma directa o indirecta se encuentre en España.
  • En el tercer caso se tiene Residencia Fiscal en España cuando el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de la persona física residan en España. Este último caso admite también prueba en contrario.

Teniendo claro lo que es la Residencia Fiscal continuaremos con otro concepto clave:

IMPUESTO SOBER LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS:
El IRPF es un impuesto que deben pagar todas las personas físicas. Si la persona física cumple alguna de los casos que hemos descrito anteriormente será Residente Fiscal en España, por lo que estará obligado a ser contribuyente del IRPF. En estos casos, tendrá que tributar en España por su Renta Mundial, en palabras más claras: tendrá que declarar en España las rentas que obtenga en cualquier parte del mundo, sin perjuicio de lo que dice el Convenio para evitar la doble imposición internacional suscrito entre España y el país de origen de la Renta (en nuestro caso Italia). En estos convenios se redactan unos tipos de rentas donde se estipula las potestades tributarias que corresponden a cada una de ellas en cada Estado firmante.
En algunos casos esta potestad es exclusiva para el país de residencia del contribuyente, en otros la potestad es exclusiva para el país de origen de la Renta. También existen algunos supuestos en los que esta potestad está compartida entre ambos países, lo que puede producir que los dos estados se propongan gravar la misma renta pero con la obligación para el país de residencia del contribuyente de evitar la doble imposición.
El periodo impositivo del IRPF es el año natural. Una persona será obligatoriamente residente o no durante todo un año natural, a pesar de que exista cambio de residencia. Estos cambios no supondrán una interrupción en el periodo impositivo. La DECLARACIÓN DE LA RENTA de las personas físicas residentes fiscales en España se presenta durante los meses de abril, mayo y junio del año siguiente al devengo.

Es decir, ahora mismo nos encontramos en plena campaña de la Declaración de la Renta, que empezó el pasado 5 de abril y terminará el 30 de Junio de este año. Durante este periodo se realizará la declaración de la Renta del año 2016. Recuerda que puedes pedirnos Cita Previa en el 971 49 55 20 y podremos empezar a presentar tu #Renta2016 a partir del 20 de abril. ¡Nos adelantamos a la Agencia Tributaria! Si no tienes actividad profesional hacemos tu #Renta2016 por sólo 24,90€. Si eres autónomo o tienes una actividad profesional no te preocupes, también podemos hacer tu renta. Estudiamos tu caso y te ofrecemos un presupuesto a medida.

La normativa del IRPF regula algunos límites y condiciones que determinarán la obligación de la persona física de presentar o no el impuesto. Estos límites deben consultarse cada año. Las Rentas Exentas no se tienen en cuenta para determinar la obligación de declarar.

Aclarados estos conceptos clave para poder entender el contenido del artículo nos adentramos de lleno en el Convenio.

CONVENIO HISPANO-ITALIANO:

En nuestro artículo no nos adentramos de lleno en el Convenio si no que trataremos los datos más significativos. Si tenemos en cuenta este convenio hay una forma simplificada de explicar la tributación de los Residentes Fiscales en España de rentas que vienen de Italia.

PENSIONES:

  • Pensiones públicas: entendemos por pensión públicas aquellas que se perciben por razón de un empleo público anterior, es decir, aquellas que se reciben por razón de servicios prestados a la Administración Pública.  Para este tipo de pensiones:
    • Por norma general se someterán a la imposición en Italia. Por lo tanto en España estarían exentas, pero se aplicará la exención con progresividad. Esto significa que, si al final el contribuyente tiene que presentar la Renta porque obtiene otras rentas en España, el importe de la pensión exenta se tendría en cuenta para poder calcular el gravamen aplicable las rentas restantes.
    • Pero, si el beneficiario de la pensión pública con Residencia Fiscal en España tiene nacionalidad Española, esta pensiones sólo tendrán que tributar en España.
  • Pensiones privadas: entendemos por pensión privada toda aquella que se recibe por cualquier otro tipo de pensión que se recibe por razón de un empleo privado anterior. Es diferente a las pensiones públicas como por ejemplo la pensión percibida de la seguridad social por un trabajador del sector privado.
    • Estas pensiones sólo se tributarán en España.

RENTAS DERIVADAS DE INMUEBLES:
Este tipo de rentas hacen referencia a la propiedad inmobiliaria situada en Italia. Podrán someterse a imposición tanto en España como en Italia. Por lo tanto, el contribuyente residente tiene el derecho de aplicar en España el IRPF la deducción por la doble imposición internacional.

DIVIDENDOS:
Los dividendos que provengan de Italia pueden someterse a imposición española siguiendo la legislación interna. Estos dividendos también pueden someterse a la imposición italiana, siempre y cuando sea este el Estado en que reside la sociedad que paga los dividendos y siguiendo su legislación interna. Si el que percibe los dividendos es el beneficiario efectivo que reside en España, este impuesto exigido en Italia tendrá un límite máximo del 15% del importe bruto de los dividendos. El contribuyente residente tendrá derecho a aplicar en España en el IRPF la deducción por doble imposición internacional hasta este límite.

INTERESES:
Los intereses que vienen de Italia pueden someterse a la imposición española siguiendo su legislación propia. Hay que tener en cuenta también que estos intereses pueden someterse a la imposición Italiana, de acuerdo a su legislación propia, por ser este su país de origen. Sin embargo, si el perceptor de los intereses es el beneficiario efectivo del impuesto exigido en Italia, no podrá exceder el12% del importe bruto de los intereses. En España tendrá derecho a aplicar en el IRPF la deducción por doble imposición internacional hasta llegar a ese límite.

RETRIBUCIONES DE MIEMBROS DE CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN DE SOCIEDADES RESIDENTES EN ITALIA:
Podrán someterse a esta imposición tanto en Italia como en España. El contribuyente tendrá derecho en España a aplicar en el IRPF la deducción por doble imposición internacional.

GANANCIAS PATRIMONIALES:

  • Derivadas de bienes inmuebles: las ganancias que provienen de la enajenación de bienes inmuebles situados en Italia podrán someterse a la tributación tanto en el país de origen como en España. En todo caso siempre se tendrá derecho a aplicar en España en el IRPF la deducción por doble imposición internacional.
  • Derivadas de otra clase de bienes: las ganancias que provengan de la enajenación de cualquier otra clase de bienes sólo podrán someterse a imposición en España, siempre que este sea el estado de residencia del transmitiente. Un ejemplo de este tipo seería la ganancia patrimonial obtenida por la venta de acciones de una empresa italiana.
  • El Convenio enumera otro tipo de rentas como por ejemplo los beneficios empresariales, los servicios profesionales, las retribuciones del trabajo asalariado, artistas y deportistas, funciones públicas, entre otras cuyo tratamiento puede consultarse en el mismo convenio.

Después de conocer brevemente el convenio pasamos a explicar las OBLIGACIONES SOBRE LA INFORMACIÓN DE BIENES EN EL EXTRANJERO:
Las personas que residen en España deben informar a la Administración tributaria Española sobre las tres categorías diferentes de bienes y derechos situados en el extranjero:

  1. Cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero.
  2. Valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidos en el extranjero.
  3. Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados en el extranjero.

Esta última categoría deberá cumplimentarse mediante el modelo 720 entre el 1 de enero y el 31 de marzo del año siguiente a aquel al que se refiere la información que se ha de suministrar. No existirá la obligación de informar sobre cada una de las categorías de bienes cuando el valor del conjunto de estos bienes que corresponda a cada una de las categorías no supere los 50.000€. Una vez que se ha presentado la declaración informativa por una o varias categorías de bienes y derechos, será obligatorio presentar la declaración de estas categorías en lo ¡s años siguientes siempre y cuando el valor se haya incrementado por encima de los 20.000€ con respecto a la última declaración. No te olvides de presentarlo ya que la ley del IRPF y la Ley General Tributaria establecen consecuencias específicas por incumplimiento de esta obligación.

Nos encontramos en plena campaña de la declaración de la #Renta2016. Déjanos en nuestras manos tu declaración y revisaremos tus datos fiscales. Hacer una buena planificación de la Renta suele convertirse en un resultado a devolver. Nosotros buscaremos la mejor estrategia para aplicarte las deducciones que te correspondan. No lo pienses más y pide tu Cita Previa en el 971 49 55 20.