Archivo de la etiqueta: sociedades civiles

Liquidación de las Sociedades Civiles con objeto mercantil

liquidacion sociedades civiles

Como ya hemos hablado en varias ocasiones, el 1 de enero de 2016 entró en vigor la Ley del Impuesto de Sociedades con una modificación importante en la tributación de las sociedades civiles con objeto mercantil. Estas han pasado a ser contribuyentes y a tributar por el Impuesto de Sociedades, dejando de tributar por el régimen de atribución de rentas en el IRPF.

Volvemos a sacar a la luz este tema por si lo habías dejado de lado ya que el plazo para la disolución de este tipo de sociedades abarca 2016. Sin embargo, Hacienda premia a los previsores y aplicará un régimen especial fiscal beneficioso para las sociedades con objeto mercantil que acuerden su disolución y liquidación antes del 30 de junio de 2016 y realicen el resto de actos para su extinción antes del 31 de diciembre de 2016.

Estos beneficios consisten en que, siempre que se cumplan los plazos anteriores, la sociedad civil podrá aplicar el régimen de atribución de rentas hasta finalizar el proceso de extinción.

Pero ¡ojo! Si no se cumplen estos plazos la sociedad civil tendrá la consideración de contribuyente del Impuesto sobre Sociedades.

Consultas de la Dirección General de Tributos:

  • Las sociedades civiles tendrán personalidad jurídica a efectos tributarios si la entidad se manifiesta como sociedad civil ante la AEAT en el momento de solicitar el NIF.
  • Las sociedades civiles tendrán objeto mercantil si realizan una actividad económica, salvo las actividades agrícolas, ganaderas, forestales, mineras, pesqueras o de carácter profesional acogidas a la ley 2/2007 de 15 de marzo de Sociedades Profesionales.

MUY IMPORTANTE:

Todas las sociedades civiles con objeto mercantil que pasan a ser contribuyentes y tributar por el Impuesto de Sociedades, dejando de tributar en régimen de atribución de rentas, deben modificar su situación censal antes del 30 de junio para poder beneficiarse del régimen fiscal comentado con anterioridad. Si no se modifica, a partir del 1 de julio de 2016 la Agencia Tributaria iniciará un procedimiento de modificación censal del oficio.

En Moya&Emery nos dedicamos al asesoramiento integral de empresas. Si necesitas que te asesoremos sobre como hacer tu liquidación de sociedad civil, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en el 971 72 80 10. También puedes venir a vernos a nuestras oficinas en Mallorca.

banner-renta-blog

 

También queremos recordarte que nos encontramos en plena campaña de #Renta2015. Si todavía no has hecho tu declaración de la Renta 2015 no dudes en pedirnos cita previa en el 971 49 55 20. Haremos tu declaración de la renta por sólo 24’90€* (Se excluyen rentas con actividades profesionales).

¿Cómo tributan ahora las Comunidades de Bienes y las Sociedades Civiles? Más misterios resueltos de la nueva ley de 2016.

comunidad bienes sociedades civiles

Desde el 1 de enero de 2015, la normativa del IRPF incluye las reglas de tributación para los socios profesionales que obtienen rendimientos de una entidad, en la que su capital forma parte de la realización de actividades incluidas en la segunda sección de las Tarifas del IAE. Estos profesionales deberán estar dados de alta en la Seguridad Social como autónomos o por una mutualidad que actúe como alternativa al régimen de autónomos.

Hablaremos sobre las Comunidades de Bienes y Sociedades Civiles. Estas entidades no tributan por el IRPF de sus socios, si no que se configuran como una agrupación de los mismos, en la que cada uno recibirá una renta generada por la actividad.
Estas rentas atribuidas a los socios, tributarán dependiendo del tipo de actividad que desarrolle la CB o la SC. Para que estos rendimientos mantengan la calidad de rendimientos de actividades económicas, será necesario que la actividad se desarrolle por medio de la entidad, es decir, que todos los bienes o servicios que se realicen, además de realizarse por la empresa, esta misma deberá estar inscrita en ese tipo de actividad en concreto. Esto significa que deberá estar regulada por unas normas específicas determinantes por su actividad y que le darán derecho a ejercer el desarrollo de la empresa.

Si se cumplen estos requisitos, los rendimientos de actividades económicas se sobreentienden como que han sido obtenidos por la Comunidad de Bienes o la Sociedad, y cada uno de los socios comuneros obtendrá una retribución de acuerdo a las normas o pactos que se hayan realizado. En el caso de no haberse pactado ninguna proporción, estos ingresos deberán repartirse a partes iguales entre los socios.

Pongamos un ejemplo práctico:

Tenemos una asesoría administrativa, contable, fiscal y laboral. Esta asesoría esta formada por varios socios, cada uno especializado en una rama y cada uno de ellos realiza su actividad por medio de la sociedad civil que comparten y con la que forman despacho. El socio A., igual que el resto de socios, recibe un rendimiento de trabajo por su actividad en la sociedad. Estos rendimientos de trabajos no los deberá incluir en la declaración de la renta. Su participación en la empresa deberá someterse al régimen de atribución de rentas, ya que su trabajo desempeña una participación en el rendimiento de la empresa.

Esto quiere decir que, las cantidades que gane cada socio por su trabajo en la sociedad, no podrán ser calificados para la sociedad como un gasto deducible para el rendimiento neto, ya que el trabajo de los socios se considera como participación en el rendimiento neto de la sociedad. Con esto queremos decir que cada uno de los socios que trabajan en nuestra asesoría del ejemplo, tendrán un salario, donde cobrarán un sueldo por el trabajo que han realizado. A parte de esto tendrán el porcentaje que les corresponda de las ganancias de la empresa, dependiendo de lo que se haya pactado entre socios, de lo que haya sobrado de las ganancias de la empresa.

Pasando a otro aspecto, las Sociedades Civiles con Personalidad Jurídica que estén sujetas al Impuesto de Sociedades y que presten servicios profesionales, tendrán una forma de hacer las cosas diferente a lo que hemos estado comentando con anterioridad. Este tipo de Sociedades Civiles en la que los socios prestan servicios profesionales, se encontrarán en el ámbito de tributación correspondiente a la actividad desempeñada por los socios profesionales. Se debe tener en cuenta que este ámbito no se limita en la L 2/2007 de sociedades profesionales, sino que es más amplio. Se incluyen a todas las actividades que se encuentran en la Sección Segunda de las Tarifas del IAE, por lo que se incluyen a las sociedades profesionales de la L 2/2007 como a otras sociedades que tengan como objeto social la prestación de servicios profesionales incluidos en esta sección y no constituidas como sociedades profesionales de la ley señalada.

Además, será necesario que la actividad desarrollada por el socio en la entidad sea la realización de servicios profesionales que constituyen el objeto de la entidad, incluyendo en estos servicios las tareas comercializadoras, organizativas o de dirección de equipos, y servicios internos prestados a la sociedad en esta actividad profesional. Cuando se cumplan los requisitos relativos a la actividad, tanto de la entidad como del socio, los servicios prestados por estos mismos a la sociedad, (menos cuando se es administrador), solo podrán calificarse en el IRPF como rendimientos de actividad económica si el socio se encuentra dado de alta en la Seguridad Social como autónomo, o en una mutua que cumpla las mismas funciones que en el régimen de autónomos. Debido a esto, las retribuciones satisfechas por dichos servicios tendrían la naturaleza de rendimientos de actividades económicas. En caso contrario, la calificación de tales servicios debe ser la de trabajo personal (LIRPF art.17.1).

En Moya&Emery nos dedicamos al asesoramiento integral de empresas. Si tienes una Sociedad Civil o una Comunidad de Bienes y quieres que te aclaremos los detalles de la tributación para este 2016, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en el 971 72 80 10. También puedes venir a visitarnos en nuestras oficinas de Pere Dezcallar i Net nº11 en Palma de Mallorca o bien en C/Còrdova nº5 local 5 en el Club de Hielo en Palmanova.

Conoce todos nuestros servicios en www.moyaemery.com

Escríbenos a info@moyaemery.com

 

Novedades fiscales para las Sociedades Civiles

novedades fiscales sociedades civiles

La reforma laboral ha añadido una modificación a tener en cuenta para las Sociedades Civiles, el régimen de tributación.

La reforma fiscal ha introducido un cambio sobre la tributación de las sociedades civiles con objeto mercantil, que pasan a tributar por el impuesto de sociedades a partir del 1 de enero de 2016 y dejarán de hacerlo por el IRPF, como entidades en régimen de atribución de rentas a sus socios.

Actualmente la sociedad civil tributa en la persona de sus socios a través de la declaración de la renta, pero esto va a cambiar para las que tengan objeto mercantil.

¿Qué desventajas tiene este cambio?

Este cambio aumenta las obligaciones contables y la obligación de presentar las cuentas anuales para la sociedad civil. Además, al tributar por el Impuesto de Sociedades, el tipo de gravamen será del 25%. Además, los socios tendrán que tributar igualmente en el IRPF por rendimientos que perciban de la sociedad (dividendos).

¿Qué se considera actividad mercantil?

En principio, tienen objeto mercantil aquellas sociedades inscritas en el Registro Mercantil, que hayan sido creadas conforme a las normas del Código de Comercio o que realicen actos que el Código establece como mercantiles, que hayan sido constituidas mediante escritura pública, que tengan ánimo de lucro o que realicen actividades profesionales. Es decir que, para que se entiendan como sociedades civiles con objeto mercantil, hay que tener en cuenta su forma de constitución y a su objeto.

¿Cómo tributaban hasta este cambio las sociedades civiles?

La normativa establece dos regímenes transitorios:

– Todas aquellas sociedades civiles con objeto mercantil que no quieran tributar por el impuesto de sociedades, pueden ser liquidadas y disueltas dentro de los seis meses siguientes a la entrada en vigor de esta parte de la reforma, con los beneficios fiscales que establece la disposición transitoria introducida por la misma.

Para poder optar por este régimen especial de disolución y liquidación hay que adoptar el acuerdo dentro de los seis primeros meses del 2016 y liquidar y disolver la sociedad en los seis meses siguientes a su adopción.

Como ventajas de acogerse a esta opción se contemplan la exención en el ITP-AJD, en el IIVTNU y el diferimiento de lo liquidado o adjudicado a cada socio hasta que lo perciban efectivamente.

El resto, pasará a tributar por el Impuesto de Sociedades, pudiendo aplicarse las deducciones pendientes por la realización de actividades económicas previstas en el IRPF.

Como conclusión, por todo lo comentado con anterioridad y estudiando cada caso en concreto, podrían dejar de ser recomendables las sociedades civiles como figura jurídica, optando mejor, por una sociedad de responsabilidad limitada.

En Moya&Emery nos dedicamos al asesoramiento integral de empresas. Si tienes una sociedad civil y quieres pedirnos asesoramiento sobre como te afectan estos cambios y si es conveniente optar por otra figura jurídica no dudes en pedirnos cita en el 971 72 80 10. Puedes venir a visitarnos en nuestras oficinas de C/Pere Dezcallar i Net nº11 en Palma de Mallorca o en C/Còrdova nº5 local5 en el Club de Hielo en Palmanova.

Conoce todos nuestros servicios en www.moyaemery.com

Escríbenos a info@moyaemery.com